¿EN QUÉ CONSISTE UN CONTROL DE PLAGAS?

Mostrar todo

¿EN QUÉ CONSISTE UN CONTROL DE PLAGAS?

Las plagas son plantas, animales, insectos, microbios u otros organismos no deseados que interfieren con la actividad humana. Estos pueden morder, destruir cultivos de alimentos, dañar propiedad, o hacer nuestras vidas más difíciles.

Un control de plagas eficaz requiere cierto conocimiento sobre la plaga y sus hábitos. El primer paso es identificar correctamente la plaga, el segundo paso es aprender acerca de su estilo de vida. Después de eso, usted puede evaluar las estrategias para controlar la plaga.

Existen diferentes tipos de control de plagas ya que son usados dependiendo del impacto que se quiera tener sobre la plaga, el medio ambiente, la economía, la población y otras variables. Por esa razón, siempre se realiza un estudio previo antes de tomar una medida como esta.

Antiguamente el control de plagas era un concepto ligado a la agricultura. Para poder maximizar la producción de alimentos era necesario proteger los cultivos de otras plantas competidoras de animales herbívoros, así como de insectos que podían afectar a las cosechas o a la calidad de las mismas.

Muchas plagas se convierten en reales problemas por la acción directa del humano. Muchas veces una modificación de estas acciones puede ser suficiente para controlar una plaga. Las moscas domésticas, por ejemplo, tienden a establecerse allí donde hay actividad humana y aparecen en grandes cantidades allí donde hay alimentos o residuos expuestos.

¿CÓMO SE TRABAJA EN UN CONTROL DE PLAGAS?

Para que un control de plagas sea eficaz, este requiere de conocimiento completo sobre la plaga a erradicar y sus hábitos. El primer paso es identificar el organismo y realizar un diagnóstico acerca de su origen, su refugio y los métodos más efectivos para acabar con él. Una vez somos conocedores del problema al que nos enfrentamos, debemos evaluar las diversas estrategias para controlar y/o erradicar la plaga. Finalmente, cabe remarcar que hay que realizar un seguimiento y control de los métodos aplicados. Hay tres procedimientos clave en cuanto al control de plagas bajo las siglas DDD.

DESINFECCIÓN

La desinfección es el proceso químico o físico mediante el cual se limpia una superficie o lugar. Supone la destrucción de los microorganismos patógenos. Es indispensable en lugares frecuentados por humanos y animales, tales com colegios, hospitales, granjas, industrias alimentarias o vehículos de transporte.

DESINSECTACIÓN

La desinsectación hace referencia al control y eliminación de todo tipo de insectos. Las plagas más comunes mencionadas anteriormente son algunos de ellos.

DESRATIZACIÓN

La desratización o desrodentización tiene como objetivo la eliminación de cualquier tipo de roedor. Esta técnica se puede utilizar mediante dos variantes. La desratización pasiva, consistente en diversos procedimientos que impiden que los roedores invadan locales o casas y se propaguen; y la desratización activa, encargada de combatir, mediante métodos ofensivos, químicos y biológicos, las poblaciones de ratas y ratones.

WhatsApp